Ars moriendi

¡No sé cómo es el alma del criminal, pero el alma del probo, del bueno, es un infierno!

Kostantís, un hombre de fe.

 

A ciento cincuenta kilómetros por hora se piensa mejor. Se vive mejor. Y, desde luego, se muere mejor.

En apenas un par de minutos me suicidaré; pero a ojos del mundo no seré un suicida, sino una víctima del destino. Yo no me habré matado; yo siempre habré querido vivir. ¿Cómo iba a suicidarme yo, el brillante, el genio de la perfección, el espíritu elevado? ¿Cómo yo, que he logrado todo lo que me he propuesto, iba a querer quitarme la vida? No, no; el suicidio no es final digno para mi historia. Los míos no se lo merecen; sería una decepción para ellos y mi posteridad. Por eso prefiero culminar mi vida con la gran tragedia: la muerte absurda, el capricho de los dioses, la Ley de la Contingencia: la muerte que nadie, ni siquiera yo mismo, se esperaba. Así todo guarda su orden: el ser humano vive y la carretera mata; pues el ser humano no debe matarse a sí mismo y la carretera, Naturaleza moderna, ha de seguir viviendo para siempre.

Ahí está la curva.

Moriré como un amante de la vida.

La muerte guardará mi secreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s